Siesta

¿Usted cree en los sueños?

mm
Escrito por Rosa Anwandter

Había una vez, en un lugar de Europa, un fiel y devoto rabino llamado Eisik, hijo de Jekel. Una noche, Eisik se quedó dormido y tuvo un sueño. El sueño le ordenaba emprender un viaje a Praga, en aquel entonces, capital de Bohemia. El propósito del viaje era llegar allá y descubrir un tesoro escondido debajo del puente principal, enterrado en el camino hacia el castillo del rey. El rabino sorprendido, no viajó inmediatamente, sin embargo, el sueño se repitió dos veces más.

Al tercer sueño, Eisik, decidió iniciar el viaje. Llegando a la ciudad de su destino, el rabino Eisik, observó que el puente estaba custodiado día y noche por centinelas.Eisik, todas la mañanas regresaba al lugar, pero se limitaba a deambular hasta el anochecer. Durante ese tiempo, miraba a los centinelas sobre el puente y examinaba el terreno, pero sin emprender ninguna acción.

Un día el capitán de la guardia, curioso con la insistencia del anciano caminando días enteros en el puente y sus alrededores, le preguntó gentilmente, si por acaso había perdido algún objeto o si estaba esperando a alguien. Entonces, el rabino le contó con humildad, su sueño. En seguida, el oficial, retrocedió unos pasos y empezó a reír estrepitosamente.

El capitán exclamó: "¡La verdad es que eres un pobre hombre"!, ¿ Has gastado tus zapatos en un viaje sólo por un sueño?¿ Que persona sensata va a creer en los sueños? Mira, si yo creyera en ellos, estaría haciendo lo contrario, de lo que hago en este momento. Estaría haciendo una peregrinación tan tonta como la tuya, pero con la diferencia que iría hacia la dirección opuesta. Claro que llegaría a mi meta e indudablemente, el resultado sería igual. "¿ Me permites contar mi sueño ?", preguntó el guardia, "por supuesto," respondió el rabino.

No obstante, usar bigotes asustadores, el capitán era una persona agradable, el rabino simpatizó con él, y le dijo que estaba listo para escuchar su sueño. Entonces, el capitán cristiano de la guardia bohemia contó;" Soñé con una voz que mandaba ir hacia Cracovia, a procurar un gran tesoro enterrado dentro de un rincón, en la casa de un rabino judío llamado Eisik, hijo de Jekel. Yo debería buscar el tesoro en un rincón sucio atrás de la cocina." Esta vez fue Eisik, hijo de Jekel quien se rió del capitán. El rabino de buen humor, le contestó al guardia; "Imagínate viajar hasta Cracovia y socavar las paredes de todas las casas del gueto! Allá la mitad de los hombres se llama Eisik y la otra mitad Jekel. Además, Eisik hijo de Jekel!! El rabino se reía a carcajadas de esta broma increíble.

El modesto rabino, escuchó atentamente, y agradeciendo al amigo extranjero, regresó apresuradamente a su lejana tierra. Llegando a casa, empezó a excavar en un rincón olvidado en la cocina de su hogar. Para su sorpresa, allí encontró enterrado el tesoro que puso fin a su miseria. Con este dinero, construyó un lugar para oraciones que hasta hoy lleva su nombre.

El rabino Eisik nos legó la siguiente moraleja de este cuento sobre los sueños: "Para encontrar el verdadero tesoro que termina con nuestras miserias y sufrimientos, no es necesario buscarlo en lugares o países remotos: éste, está enterrado en la parte más profunda de nuestra casa, o sea, dentro de nosotros mismos. Está debajo de la cocina, en aquel lugar que nos brinda calor y vida; la existencia. Sólo hay que buscarlo allí y desenterrarlo".

*Rosa Anwandter Analista de sueños jungiana Autora de los libros "Los Sueños Espejo del Alma", " "El Verdadero Sueño Americano,"El Poder Mágico de los Sueños" y coautora junto al Dr. Stanley Krippner de "El Lenguaje de la Noche" .

About the author

mm

Rosa Anwandter

Analista junguiana, escritora, conferencista, directora del Centro de Estudios Oníricos de Chile, www.ceoniric.cl autora de los libros “Los Sueños el Espejo del Alma”, “El Poder Mágico de los Sueños” y co-autora junto al Dr.Stanley Krippner de “El Lenguaje de la Noche”. "Sueños en la Noche del tiempo".