Artículos en línea Revista

Análisis de sueños y la Teoría del Conductualismo

mm
Escrito por Rosa Anwandter

En esta breve introducción revisaremos el paradigma del Conductualismo (Behavorism) que es una escuela de pensamiento psicológico cuyo enfoque es que en los seres humanos tiene más importancia la influencia de nuestro entorno familiar, cultural y social que genético en materia de comportamiento. Este es una síntesis de la postura de la corriente psicológica del Conductualismo, respecto al Análisis de Sueños. 

Lo que expondremos sobre esta teoría son las ideas de Fred Skinner (1902-1994) psicólogo natural de los Estados Unidos e influenciado por el pensamiento de Watson y Pavlov. Skinner es clasificado como un Conductualista.

Watson y Pavlov observaron mediante la experimentación con animales que estos pueden ser condicionados dentro de procesos de reforzamiento ya sean positivos, mediante recompensas como premios y por negativos, a través de castigos.

Los descubrimientos científicos desde el punto de vista de la medicina y de la psicología respecto al tema de los sueños son bastante amplios. Durante todo el siglo XX hubo un avance significativo en los estudios sobre los sueños y tenemos muchas teorías, tanto desde el punto de la medicina, como de diferentes corrientes psicológicas. Además, la antropología, sociología y religiones comparadas tienen sus ideas propias.

La mayoría de los estudios sobre los sueños, se efectúan en universidades en los Estados Unidos y son realizados por médicos, antropólogos, biólogos, sociólogos, psicólogos y también de otras áreas del conocimiento, pertenecientes a diferentes corrientes de pensamiento.

Cada una de ellas es válida y podría aplicarse al análisis de cada sueño en particular y a cada individuo en especial dependiendo de su contexto.

Entre las innumerables hipótesis, función y origen sobre el significado, de los sueños está la del Conductualismo que enfoca una visión completamente diferente.

El Conductualismo postula que los sueños obedecen al mismo proceso manifiesto de la conducta en vigilia. Dentro de esta manifestación interna es obvio que solo el soñante tiene acceso a la percepción de este fenómeno.

Sin embargo si otra persona desea acercarse a interiorizarse de este proceso con el fin de analizarlo es necesario la introspección. En este modelo, la introspección o autoanálisis no indaga el origen de eventos mentales ni investigación fisiologica. Lo que el soñante percibe través del método introspectivo es observar su conducta mostrada por su propio organismo.

Para los conductualistas existe un nexo entre la narrativa de un sueño y el autoconocimiento. Por lo tanto, los sueños son manifestación de una conducta verbal. La narrativa describe lo que el soñante cuenta sobre el contexto de su sueño. Esto significa emitir un juicio ocurrido en el pasado, por ejemplo: " Anoche tuve un sueño bastante raro". Por otra parte el conductualismo radical no considera adecuado narrar el sueño (un evento del pasado) en primera persona.

Según esta teoría, esta instancia del análisis es compleja, pues a veces el soñante puede omitir algunas circunstancias al analista y éste queda sin material adecuado para un análisis prolijo.

Para los seguidores del conductualismo o "behavorism" la narrativa de un sueño, con sus omisiones e inclusiones de fantasías dentro del mismo, tiene la misma validez que cualquier otra conducta del soñante.

El papel que desempeña el analista es orientar al soñante en su camino de autoconocimiento. No le corresponde al analista juzgar ni muchos menos condenar la acción de omitir o inventar ciertas circunstancias, porque además esta conducta debe ser analizada(Skinner, 1969).

De acuerdo a Skinner conciencia es sinónimo de autoconocimiento, y a medida que se avanza en el proceso de autodescubrimiento hay varios grados de conciencia.

Los sueños pueden ser descritos como una función de la discriminación de factores encubiertos. Para comprenderlos y determinar cual es su posición dentro del contexto en que aparecen es necesario comprender a que función de contingencia del soñante pertenece.

De acuerdo a esta tesis, el análisis de un sueño no está basado en la narrativa funcional expresada por el soñante, si no más bien por las relaciones funcionales percibidas por el analista y a veces también por el soñante dentro del mismo proceso.

De acuerdo a la teoría del conductualismo de Skinner (1974,cap 8), para llegar al estudio como una situación se presenta a determinado individuo y de que manera éste interpreta su significado es necesario investigar la conducta con relación a la misma situación. Aquí se hace necesario considerar la descripción pormenorizada de la misma. Es imprescindible conocer los detalles de la biografía genética y ambiental de cada individuo, pues cada ser humano, tiene sentimientos y emociones diferentes al frente del mismo estímulo, porque sus circunstancias son distintas.

El conductualismo radical postula que los sueños son otra conducta y por lo tanto para descubrir su significado se les aplican las mismas normas de otras conductas manifiestas. Es solamente accesible para quienes usan la conducta de introspección y en algunos casos los (analistas)a través de conductas manifiestas.

Según la Teoría del Conductualismo radical, los sueños son solamente una conducta más, no son la expresión de factores subjetivos, deseos reprimidos, significados simbólicos ni tampoco exaltación de lo místico o religioso.

Según el Conductualismo radical, la interpretación de un sueño solo puede ser efectuada por el soñante, de acuerdo al contexto de su vida. El analista necesita conocer bien al soñante para estar en condiciones de auxiliarlo en la tarea de desarrollar una interpretación funcional del sueño. Esta teoría postula que no hay significados universales, sin embargo aconseja que el analista preste atención a las metáforas expresadas por el soñante.

La interpretación de un sueño tiene como objetivo el integrar los sueños a otras conductas del soñante cuando están disociadas. Aquí la función del análisis de los sueños es otra herramienta para conocer a la persona y su idiosincracia. El soñante debe proveer amplia información sobre sí mismo al analista para que éste llegue a discriminar y relacionar conductas.

El análisis de sueños según este enfoque es una herramienta más para orientar al soñante en el proceso de auto-observación y auto-conocimiento.

Para concluir, la Teoría del Conductualismo ve el Análisis de los Sueños como un recurso importante para aquellos que deseen conocerse mejor a sí mismos.

About the author

mm

Rosa Anwandter

Analista junguiana, escritora, conferencista, directora del Centro de Estudios Oníricos de Chile, www.ceoniric.cl autora de los libros “Los Sueños el Espejo del Alma”, “El Poder Mágico de los Sueños” y co-autora junto al Dr.Stanley Krippner de “El Lenguaje de la Noche”. "Sueños en la Noche del tiempo".